• FUNDACIÓN

    ¿Quienes somos?

    La Fundació Acollida i Esperança es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a crear espacios de acogida y atender a personas que sufren exclusión social, especialmente personas afectadas por el VIH/sida sin recursos económicos, personales ni apoyo familiar.

    Estas personas provienen de situaciones marginales y conforman un grupo muy diverso pero con un rasgo común: su situación de pobreza y aislamiento social. La entidad hace frente al grave problema de falta de espacios de acogida para este sector de la población.

    Los objetivos generales de la Fundació son:

    Atención básica a personas con gran vulnerabilidad o que sufren exclusión social. Hay que garantizar la cobertura de las necesidades básicas de la persona con respecto a la alimentación, la higiene, un espacio digno para vivir, para descansar, para relacionarse y para poder desarrollar las intervenciones y los programas que permitirán la mejora de la calidad de vida, los procesos de cambio y los itinerarios de inserción de los usuarios de estos servicios.

    Acompañamiento socioeducativo. La efectividad de las acciones sociales, terapéuticas o educativas va asociada al acompañamiento socioeducativo. Es decir, se considera que las personas no llegarán a obtener el mismo resultado en su evolución si sólo se pone a su alcance de manera despersonalizada un recurso, si sólo se otorga una prestación de servicio. Sin el acompañamiento, sin este estilo de atención, sería prácticamente imposible llevar a cabo procesos de mejora, y las personas tendrían muchas posibilidades de retornar a situaciones de exclusión de las que provienen.

    Atención especializada en la realidad de la enfermedad del VIH/sida. La Fundació ha incorporado a los programas actuaciones específicas relacionadas con la enfermedad: comprensión de la enfermedad, acompañamiento en el proceso de aceptación, apoyo a las visitas médicas y los controles analíticos, trabajar la adhesión al tratamiento, programas específicos de educación para la salud, prevención secundaria, prevención de recaídas, etc.

    Misión y visión

    La misión de la Fundació es promover espacios de acogida para personas en situación de exclusión social con el fin de acompañarlas y darles oportunidades de cambio, tanto en lo referente a la mejora de su calidad de vida como a su promoción como personas.

    Nuestro método de trabajo se basa en el acompañamiento socioeducativo y en la promoción integral a partir de una visión centrada en la persona, de fomento de un soporte afectivo que posibilita relaciones de confianza, afecto y comunicación que acaban favoreciendo la autoestima y el crecimiento personal; de promoción y calidad de los servicios ofrecidos para conseguir la mejor calidad de vida posible, y, finalmente, teniendo siempre en cuenta las redes del entorno social, sanitario y administrativo.

    Valores

    • De aceptación de la persona tal como es. Sin juzgar su pasado, su estado actual, sus creencias y sus tendencias sexuales.

    • De libertad individual. Cada persona es responsable de su vida. Le acompañamos desde una voluntad y un reconocimiento mutuo para establecer relaciones de ayuda.

    • De concepción del trabajo como servicio. Nuestro objetivo es ser siempre un equipo accesible, generoso y disponible, y participar así del espíritu de la organización.

    • De trabajo en equipo. Optamos claramente por el trabajo interdisciplinario.

    Historia

    Desde 1983, la Obra Social Santa Lluïsa de Marillac de les Filles de la Caritat ofrecía en el barrio de la Barceloneta un servicio de acogida y de integración social dirigido a personas sin recursos que vivían en la calle. En 1990 abrió el piso de acogida Itaca para enfermos de VIH/sida en fase terminal impulsado por Sor Genoveva, hija de la Caridad, y el padre franciscano Josep Costa Planagumà. Y es a partir de la aparición y el conocimiento de esta necesidad social, hasta entonces poco visible, que se crea en Fundació Acollida i Esperança. En 1993 el padre Costa y un grupo de voluntarios de Itaca formó una pequeña comunidad cristiana de base que promovió, como rasgo de identidad, la acogida desde la persona y hacia la persona, y que fue el origen de la entidad. El aumento de enfermos y la falta de plazas residenciales impulsan la Fundació a dar un paso adelante, y en 1996 se inaugura el primer centro de acogida en Badalona, ​​Can Banús.

    La Fundación y sus servicios van desarrollándose paralelamente a los cambios en la trayectoria y la evolución de la enfermedad, los nuevos tratamientos farmacológicos y las necesidades que se van derivando. Así pues, en 1999 se crea un centro especial de trabajo ubicado en la misma finca de Can Banús, Mansol; después se inaugura un segundo centro de acogida en la Bisbal d’Empordà en 2003, el Convent dels Franciscans, y se tutorizan hasta tres nuevas viviendas (2003, 2007 y 2009) para los usuarios que alcanzan cierta autonomía. Paralelamente a la creación de nuevos centros, los servicios de la Fundació se fueron profesionalizando y adecuando a las necesidades de los usuarios y del sector, hasta llegar a erigirse como una fundación de referencia en la acogida y la atención personas seropositivas que sufren exclusión social.

    A partir del año 2008 el núcleo fundador de la entidad promueve toda una renovación en la organización y la gestión de los centros. El impulso de un nuevo patronato y la creación de un consejo directivo permiten consolidar los equipos profesionales y avanzar en una visión compartida por todas las personas que constituyen la Fundació Acollida i Esperança.